Junaeb ha entregado más de 378 mil canastas de alimentos a estudiantes de la región.

viernes 10 de julio, 2020

Desde que se iniciara el proceso de distribución –que fue articulado en tiempo récord–, ha sido fundamental el trabajo junto a las manipuladoras de alimentos, cuya tarea se ha enfocado en el armado de canastas. A nivel nacional, con esta quinta entrega se han distribuido más de 8 millones de canastas.

De norte a sur, en cada rincón de Chile, los beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar y de Párvulos se encuentran recibiendo su quinta canasta individual de alimentación. Este proceso inédito de distribución de alimentos liderado por el Ministerio de Educación, que se gestó y ejecutó de manera rápida y eficaz tras la suspensión de las clases presenciales en el mes de marzo, ha podido ser llevado a cabo gracias al trabajo coordinado con las 36 mil trabajadoras manipuladoras de alimentos, comunidades educativas, empresas proveedoras, alcaldes, funcionarios públicos, de las Fuerzas Armadas y otras personas e instituciones vinculadas a este beneficio.

“Desde el día que comenzó la suspensión de clases presenciales que modificamos la entrega y comenzamos la distribución de cajas de alimentos para los niños que son beneficiarios de este programa. Esta semana hemos superado la entrega de 378 mil canastas de alimentación escolar a nivel regional mediante un proceso de distribución muy complejo que ha sido posible gracias al compromiso de muchas personas y en especial, a la labor de nuestras manipuladoras de alimentos que gracias a su trabajo a lo largo de nuestras tres provincias, nuestros niños han continuado recepcionando esta importante ayuda para ellos y sus familias”, sostuvo el seremi de Educación, Claudio Oyarzún.

A la fecha, el Ministerio de Educación, a través de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) ha entregado ocho millones de canastas, equivalente a más de 240 millones de raciones (120 millones de desayunos y 120 millones de almuerzos), en un despliegue único y cuyo objetivo desde un inicio, ha sido no interrumpir el beneficio de alimentación de miles de estudiantes por la suspensión de clases presenciales.

“Continuamos desarrollando un trabajo mancomunado que busca el bienestar integral de los estudiantes de la región en esta pandemia; entregando alimentación a nuestros beneficiados del Programa de Alimentación Escolar y con un proceso en el cual se busca cumplir con todas las medidas implementadas por la autoridad sanitaria para prevenir contagios por Coronavirus”, sostuvo el director regional de Junaeb, William Gutiérrez.

Es así como, desde hace algunos días, se está realizando el quinto ciclo de entrega de canastas individuales. Se trata de un operativo que se encuentra en pleno desarrollo y que está destinado a cubrir las necesidades nutricionales de un beneficiario (desayuno y almuerzo) por 15 días. Desde que comenzara la entrega de canastas, el Ministerio de Educación ha distribuido 96 mil toneladas de alimentos a nivel nacional.

Sin importar la ubicación geográfica y con la colaboración de otros organismos, las canastas han llegado a beneficiarios de todo el país, como ha ocurrido en Colchane (a 3.800 metros sobre el nivel del mar), Rapa Nui, en las islas Juan Fernández o al Paso el León (zona fronteriza con Argentina).

Protocolo de seguridad

Para evitar la propagación del contagio por Covid-19, Junaeb estableció las medidas correspondientes en los lineamientos operativos de entrega de las canastas, donde se prioriza la entrega en espacios al aire libre, tales como patios, multicanchas y pasillos, entre otros.

De no ser posible, la entrega se hará en los lugares que determine el encargado del establecimiento, procurando la ventilación constante del lugar y con espacio suficiente. En el caso que la entrega se efectúe en un lugar cerrado, las personas deberán ingresar de a una a la vez y la zona de espera deberá estar en un lugar abierto.

Para evitar el contacto entre las personas, en el caso de que el espacio disponible no sea suficiente, el establecimiento deberá limitar el ingreso a un máximo de personas al mismo tiempo, o bien tomar otras medidas en el mismo sentido.

Asimismo, se estableció un sistema de entrega en que se garantiza la distancia de al menos dos metros entre una persona y otra (ejemplo: cintas adhesivas que marquen en el piso la distancia que se deberá respetar). Además, para evitar el contacto entre personas se dispone de un sistema que permita al individuo tomar por sí mismo la canasta, manteniendo la distancia suficiente con el encargado del establecimiento.

Aporte nutricional

Las canastas individuales de alimentación son entregadas a estudiantes beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar y de Párvulos que, previo a la suspensión presencial de clases, hayan asistido regularmente al comedor del establecimiento educacional.

Cabe destacar que la administración de esta entrega recae en cada establecimiento educacional, pues sus autoridades son quienes mejor conocen la realidad de sus estudiantes.

Las canastas, en promedio, aportan 1.300 calorías, por lo que cada estudiante recibe una alimentación rica, nutritiva, saludable y, sobre todo, completa, con frutas y verduras frescas, legumbres, entre otros productos, que aportan lo necesario para que su organismo se mantenga sano y desarrolle sus variadas y complejas funciones.