Seremi de Educación refuerza con apoderados la urgencia de una Admisión Justa

martes 07 de mayo, 2019

De los 645 alumnos que figuran como no admitidos por el Sistema de Admisión Escolar, un número importante de esta cifra ha optado por colegios particulares, jardines infantiles y educación libre. El seremi de Educación, además, consideró que una admisión a un establecimiento no debe ser azarosa, ya que considera que el mérito académico es trascendental para premiar el esfuerzo. 

 Después que el Sistema de Admisión Escolar (SAE) fuera criticado tanto por medios de comunicación, comunidades educativas, apoderados y alumnos por reiteradas semanas, la Secretaría Regional Ministerial de Educación quiso hacerse cargo del compromiso del gobierno para que la educación equitativa y de calidad esté alcance de todos.

Por ello, el seremi de Educación, Claudio Oyarzún, se reunió con un grupo 15 de personas, entre ellos madres, padres y apoderados, cuyas demandas atendían principalmente a la no selección en sus establecimientos de preferencia y que se sienten gravemente afectados a consecuencia del SAE.

La autoridad educacional regional, consideró que una admisión a un establecimiento no debe ser azarosa, ya que considera que el mérito académico es trascendental para premiar el esfuerzo.  También destacó que de los de más de 600 alumnos que figuran en el sistema del ministerio como no matriculados, un número importante de esta cifra ha optado por colegios particulares, jardines infantiles, escuelas de lenguaje y exámenes libres.

Con respecto a la reunión que encabezó, señaló que “es muy importante visibilizar situaciones que aparentemente no existen y que algunas personas ponen en duda, pudimos constatar de manera efectiva que aún hay niños que no pueden estar en un colegio o que un gran porcentaje de familias no pudieron matricular a sus hijos en un establecimiento de preferencia”.

Además, el seremi enfatizó que se ha evidenciado que muchos niños que tenían promedio sobre 6,7 no quedaron, ni siquiera, dentro de las primeras 5 preferentes postulaciones.

“No es menor, debemos preocuparnos de los niños que no fueron favorecidos por este sistema, el 50% de los niños no quedaron en la primera opción que ellos quisieron, entonces ahí tampoco se está cumpliendo el objetivo por el cual fue creado el SAE”, puntualizó.

En la misma línea, María Paz Aliaga, representante de Fundación Elqui Despierta, señaló que ha habido pocos avances desde que se creó la plataforma SAE y que “no ataca las principales dificultades como el hecho que hermanos queden separados o que los papás deben dejar de trabajar para darle educación a sus hijos”.

Padres con alas cortadas

Gina Olsen, es mamá de Maximiliano, un niño de cuatros años que debe ir al jardín, pero lamentablemente cuenta con más dificultades que facilidades para poder enviarlo. Cuenta que desde que comenzaron las postulaciones de manera online su hijo no quedó en ningún establecimiento cercano, por lo que se demora más de una hora en llevarlo al cual quedó a través del SAE.

“Un niño de 4 años haciendo esa ruta durante todos los días es inconcebible, porque sus horarios de sueño y de alimentación se ven tremendamente afectados”, ejemplificó.

Comenta Gina que se siente “entre la espada y la pared” porque se le está quitando la opción a un niño que necesita ir al jardín, “y yo no lo puedo dejar sin jardín porque él necesita socializar, tener pares y jugar, no lo puedo dejar encerrado en casa”.

Finalmente, manifestó que el SAE les cortó las alas a los padres “porque algunos tuvieron que dejar de trabajar para llevar a sus niños a un colegio y cuidarlos. El gobierno anterior nos limitó como padres, aquí se ha vulnerado los derechos de las familias y el del niño”.

Otro caso similar es el de Diana Núñez, madre y apoderada de dos jóvenes, uno que cursa Primero y otro Tercero Básico. Cuenta que actualmente no están yendo al mismo establecimiento y que debe caminar con su hijo mayor casi dos horas diarias para ir de un colegio a otro.

“En este momento, nuestra familia se ha visto pasada a llevar porque yo no puedo trabajar y tenemos que caminar un montón de distancia, entonces como familia nos ha afectado muchísimo. Lamentablemente el sistema de admisión no es justo para nosotros: niños con excelentes notas que son vulnerados bajo este sistema no justo”, agregó dando a conocer su frustración.