Alumnos de la Educación Pública por sus méritos académicos y esfuerzo ingresan a la Educación Superior. Matriculados por PSU o cupo del Programa PACE.

miércoles 24 de enero, 2018

Jóvenes egresados de colegios públicos – municipales matriculados en Universidades, Institutos o Centros de Formación Técnica, algunos que obtuvieron más de 600 puntos ponderados en la PSU, o con Puntaje Ranking de 850 puntos, y otra parte, beneficiario del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE), relataron a las autoridades regionales de educación, sus historias de talento y esfuerzo académicos, para conseguir sus sueños, de convertirse en profesionales o técnicos.

Una de ellas es Alessandra Muñoz, egresada del Liceo Gregorio Cordovez de La Serena, quien obtuvo 628 puntos en PSU Lenguaje, 640 en matemáticas, 664 en Ciencias y un puntaje ranking de 760, rendimiento que le permitió matricularse en enfermería en la UCN. “Es una oportunidad, me gusta estudiar y espero que me vaya muy bien. Creo que la educación es un derecho para todos, sin discriminar a ricos, pobres o clase media. Tener gratuidad es muy bueno, muy agradecida; me ayuda bastante, porque no creo que mis padres hubieran podido pagar a 2 hijas en la universidad”.

Otro caso, es el de Mauro Arredondo egresado del Liceo Escrivá de Balaguer de Coquimbo que obtuvo 654 puntos en la PSU de Lenguaje, 668 en matemáticas y un puntaje ranking de 850 puntos, matriculándose en la carrera de derecho en la Universidad de Chile “mi liceo me entregó muchas herramientas para llegar a la universidad, y para otros compañeros que estudiarán en un CFT o Institutos. Se están dando muchas oportunidades para llegar a la educación superior. Creo que la gratuidad debiera ser universal, para todas las personas que quieran estudiar, si eres rico o pobre, por sus motivaciones y ganas. Super buenas las oportunidades que está dando el gobierno y feliz por los beneficios que tengo”.

Los hermanos gemelos Francisco y Felipe Rojas, egresados del Liceo Ignacio Carrera Pinto de La Serena comparten ser beneficiarios del Programa PACE, que les permitió a Francisco matricularse en ingeniera en minas y a Felipe en ingeniería civil en la ULS “desde tercero medio fuimos a varios lugares, a Santiago a conocer todas las universidades, fue estar en otro mundo, algo que nos iluminó. Nos hizo reforzamiento, había cursos cada mes y mucho acompañamiento. Al momento de inscribirnos en la U, ayuda con el FUAS. Todos los pasos para estar acá, fue gracias al PACE, aparte los dos tenemos gratuidad”.

Para Bastián Rojas, egresado del Liceo Industrial José Tomás de Urmeneta de Coquimbo, papá de una hija, no era fácil continuar en la educación superior, pero con el apoyo del programa PACE, se matriculó en mecánica de equipo pesado en CEDUC UCN. “Con mi hija tengo que generar ingresos, voy a estudiar de noche y trabajar de día. El PACE fue un buen proyecto, nos ayudaron harto a socializar, nos entregaron mucho aporte. Sería ideal que se extendiera y siguiera (…), tampoco se debería perder la gratuidad. Que salgan muchos más programas de éstos, uno para lograr sus sueños y salir de abajo”.

Estamos muy contentos, vemos que los esfuerzos que hemos desplegado durante estos años están dando sus frutos, afirmó el Seremi de Educación, Pedro Esparza “lo vemos en las expresiones y agrado de los jóvenes. El PACE partió como piloto en la región el 2014. El 2016 fueron 37 jóvenes que quedaron en la universidad, en 2017 fueron 147, y este año está en proceso, pero debiesen ser unos 250 jóvenes. Lo más reconfortante, es que aquellos estudiantes que han ingresado por el PACE, su rendimiento y permanencia en la Universidad, es igual o mejor a los que ingresan por PSU. Es una política pública que era necesario implementarla, dar oportunidades efectivas a los jóvenes vulnerables. En 2018 serán 38 los establecimientos PACE, cubriendo la región completa”.

Sobre los estudiantes de colegios públicos con buenos resultados en la PSU, el Seremi Esparza enfatizó que “uno de los grandes mitos que se instaló de manera injusta es que la educación pública no entrega una buena formación. Hay buenos establecimientos públicos en distintas comunas de la región. Los jóvenes que tienen el apoyo de su familia y que además tienen talento y disposición alcanzan los logros académicos que aspiran desde la educación pública”.

Qué es el PACE

El Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) es la tercera medida del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, que garantiza el ingreso a la educación superior a jóvenes con talento, de buen rendimiento académico de colegios vulnerables, sin importar su puntaje en la PSU, mediante acompañamiento en 3º y 4º año medio, con cupos garantizados en 31 instituciones de educación superior, en convenio y acompañándolos durante el primer año en la carrera que elijan, para evitar su deserción.

PACE trabaja en colaboración con Instituciones de Educación Superior (IES), que se encargan de las actividades de acompañamiento de los alumnos, en el caso de la región son: la Universidad Católica del Norte, Universidad de La Serena y Ceduc – UCN.  PACE otorga a un conjunto de alumnos y alumnas la posibilidad de estudiar en alguna de las IES PACE. En 2018 se suman las Universidades de O’Higgins y Aysén, aumentando a 31 las IES PACE a nivel nacional. Los estudiantes que cursan 3º y 4º año medio en un colegio o liceo PACE; deben tener un 85% de asistencia en las actividades PACE; obtener un Puntaje Ranking igual o superior a 705 puntos, o egresar en el 15% superior del puntaje ranking de su liceo; y rendir la PSU en Matemáticas, Lenguaje y Comunicación y al menos una prueba electiva, sin requisito de puntaje mínimo.

La Coordinadora Regional del Programa PACE, María Irene Cortés explicó que todos los estudiantes de 3° y 4° medio de establecimientos PACE, reciben un acompañamiento integral “incluye una nivelación académica, y apoyo psicoemocional y psicosocial. Les ayuda a desarrollar habilidades transversales que les va a tributar en la educación superior, reforzamiento académico, pero también poder desarrollar pensamiento crítico, orientación vocacional, además de un acompañamiento a los docentes de los establecimientos PACE”.